top of page

LA APUESTA MORTAL DE PUTIN: ¿INTERCAMBIANDO ARMAS CON CHINA Y COREA DEL NORTE POR RECURSOS Y TERRITORIO?


Introducción

En la intrincada red de la política global y la supervivencia económica, la relación entre Rusia, China y Corea del Norte ha emergido como un punto focal. A medida que Rusia enfrenta sanciones occidentales persistentes tras su invasión a gran escala de Ucrania en febrero de 2022, se ha vuelto cada vez más hacia China y Corea del Norte para sustentar sus operaciones militares. Este artículo analiza cómo estas alianzas están configurando las capacidades de fabricación de armas de Rusia y las implicaciones geopolíticas más amplias.

El papel de China en el sostenimiento militar de Rusia

Los datos aduaneros disponibles públicamente revelan que China está exportando a Rusia más de 300 millones de dólares en productos de doble uso cada mes. Estos productos, identificados como artículos de "alta prioridad" por Estados Unidos, la Unión Europea, Japón y el Reino Unido, son esenciales para la producción de armas de Rusia. Aunque las transacciones mensuales han mostrado fluctuaciones, alcanzando un pico de más de 600 millones de dólares en diciembre de 2023, China sigue siendo el mayor proveedor de estos productos controlados para Rusia.

Los artículos de doble uso son componentes críticos utilizados en la fabricación de armamento como misiles, drones y tanques. Estos incluyen microelectrónica, herramientas de maquinaria, equipos de telecomunicaciones, radares, dispositivos ópticos y sensores, productos que Rusia tiene dificultades para producir a nivel nacional. Aproximadamente el 90% de las importaciones rusas de bienes cubiertos bajo la lista de control de exportaciones de alta prioridad del G7 provienen de China, lo que resalta el papel indispensable de las exportaciones chinas en el sostenimiento del esfuerzo bélico de Moscú.

Aumento de las exportaciones chinas a Rusia

Las exportaciones chinas a Rusia han aumentado más del 60% desde la invasión de Ucrania, con muchos analistas refiriéndose a este comercio como un salvavidas para la economía rusa. Artículos de alta prioridad como semiconductores, equipos de telecomunicaciones y herramientas de maquinaria se han vuelto cruciales para Rusia, especialmente dada la severa limitación en sus propias capacidades de producción. Solo las herramientas de maquinaria representaron casi el 40% del aumento interanual en las exportaciones chinas de doble uso en 2023.

A pesar de los estrictos controles de exportación occidentales, la Administración General de Aduanas de China continúa reportando transacciones bilaterales, lo que complica aún más la aplicación de estos controles. La disminución en el número de países dispuestos a exportar bienes de doble uso a Rusia, con Turquía, Malasia y Armenia siendo excepciones notables, subraya la posición única de China como principal proveedor de artículos de alta prioridad para Rusia.

El papel crucial de Corea del Norte en el suministro de municiones

Corea del Norte también ha surgido como un jugador crucial en el reabastecimiento de suministros militares para Rusia. De acuerdo con el Ministro de Defensa de Corea del Sur, Shin Won-sik, las fábricas de municiones norcoreanas están operando a plena capacidad para producir armas y proyectiles para Rusia. Esta asociación se basa en un acuerdo quid pro quo donde Corea del Norte proporciona millones de rondas de proyectiles de artillería a cambio de alimentos y otras necesidades de Rusia.

Desde agosto de 2023, Corea del Norte ha enviado aproximadamente 6,700 contenedores a Rusia, equivalentes a más de 3 millones de rondas de proyectiles de artillería de 152 mm o más de 500,000 rondas de lanzacohetes múltiples de 122 mm. Este intercambio masivo subraya el papel crítico de los suministros norcoreanos mientras Rusia lucha por mantener el impulso de sus operaciones militares. En una hoja informativa publicada por el Departamento de Estado de EE.UU., Corea del Norte ha entregado más de 10,000 contenedores de municiones o materiales relacionados a Rusia desde septiembre.

Implicaciones estratégicas y geopolíticas

Los lazos cada vez más profundos entre Rusia, China y Corea del Norte presentan significativas ramificaciones geopolíticas. El apoyo tecnológico proporcionado por China y las municiones suministradas por Corea del Norte son fundamentales para sostener la invasión de Rusia a Ucrania, a pesar de la grave escasez causada por las sanciones occidentales. Además, estas alianzas colocan al presidente ruso, Vladimir Putin, en una posición precaria, otorgando a China un acceso sin precedentes a los recursos e infraestructura rusos. Esta concesión crea una peligrosa dependencia de un socio con un significativo poder económico e intereses estratégicos.

Desde la perspectiva de Beijing, apoyar a Rusia desvía la atención y los recursos occidentales del Indo-Pacífico, alineándose con sus intereses estratégicos. Sin embargo, las ramificaciones políticas para Rusia son sustanciales. Al permitir que China se integre profundamente en la economía e infraestructura rusa, Putin corre el riesgo de convertir a Rusia en un socio subordinado, eco de preocupaciones vistas en otras naciones atrapadas en relaciones económicamente desequilibradas con China.

Preocupaciones en la comunidad internacional

La implicación de empresas privadas frente a entidades respaldadas por el estado en estas transacciones es una preocupación significativa para los políticos estadounidenses. Aunque China reclama una negación plausible respecto a la participación directa estatal, los profundos vínculos entre el estado chino y su sector privado hacen difícil separar ambos. Como respuesta, Estados Unidos ha impuesto sanciones a numerosas entidades chinas y ha advertido de nuevas medidas si el apoyo militar a Rusia continúa.

El potencial de transferencia de tecnología entre Corea del Norte y Rusia también alarma a los observadores internacionales. La búsqueda de Corea del Norte de tecnologías avanzadas para satélites y submarinos de propulsión nuclear provenientes de Rusia podría mejorar significativamente sus capacidades militares, representando una mayor amenaza para la seguridad internacional.

Conclusión

Las alianzas entre Rusia, China y Corea del Norte tienen profundas implicaciones para la seguridad global y el equilibrio de poder. A medida que Rusia lidia con las sanciones occidentales, su creciente dependencia de los bienes de doble uso chinos y las municiones norcoreanas resalta un giro estratégico hacia estas naciones para su sostenimiento. Si bien esto proporciona un alivio a corto plazo para la industria de defensa rusa, las consecuencias geopolíticas a largo plazo podrían dejar a Moscú más vulnerable y subordinada, alterando la dinámica de las relaciones internacionales.

Comments


bottom of page